martes, 11 de marzo de 2014

Whatsapp ¿la gran compra?

No hay duda de que Whatsapp es una gran idea. 

En un escenario donde un Blackberry solo podía enviar mensajes a otro Blackberry y un Nokia a otro Nokia; donde los teléfonos móviles de un operador solo podían comunicarse con otro teléfono móvil del mismo operador (a menos de que se estuviera dispuesto a pagar cargos exorbitantes para comunicarse con otro operador), la aparición de Whatsapp fue casi un regalo divino, un milagro recibido sin haberlo pedido. 

Pero la idea de un servicio de mensajería basado en Internet, ni es innovadora ni patentable, muy pronto aparecerían muchos otros programas similares, pero Whatsapp por ser el primero tuvo la atención de los inversionistas de riesgo y aún tiene el favor de los usuarios. 

Pero esa atención recibida de parte de los inversionistas no sería eterna y pronto tuvo que buscar un modelo de negocio que la haga sostenible en el tiempo y es así que Whatsapp decide cobrar un dólar luego de un periodo de prueba gratuito de un año a cada usuario, eso le dio un margen de tiempo para buscar alternativas para monetizar su servicio de mensajería e incluso crear un bluff de su posible compra por Google

Ese plazo se fue acortando día a día, la competencia arreciaba por todos los frentes (Viber, Line, BBM, Telegram, etc.), incluso Tuiter y Facebook incursionaron en mensajería  alternativa, el primero soportaría mensajes con video  y  la segunda ofrecería mensajería contextualizada y correo (esto último ya descontinuado)

La entrada de Google al mundo de la mensajería no fue problema para Whatsapp, Google no la tuvo fácil y no fue hasta el lanzamiento de Hangout, que unificaría la mensajería de todos los servicios de Google, en que se convirtió en un competidor más para Whatsapp. 

Con la entrada de Microsoft al mundo de la mensajería, otra fue la situación, Microsoft jubilo su histórico Messenger y lo remplazó por un renovado Skype, un sistema de mensajería de voz, video y transferencia de archivos, comprado a precio de regalo ($8500 millones) si lo comparamos con los $ 19 mil millones de dólares que pagó Facebook por Whatsapp.

Y si de odiosas comparaciones se trata Skype cuenta con más de 500 millones de usuarios frente a los 400 de Whatsapp; Skype funciona en equipos de escritorio, en móviles y en teléfonos fijos mientras que Whatsapp solo funciona en móviles (cuyos sistemas operativos se deben a Google, Microsoft y Apple); Skype cuenta con un modelo de negocio establecido mientras que el mayor atractivo de Whatsapp es que es gratis.   

Con Google y Microsoft como competidores, la situación de Whatsapp sin un modelo de negocio definido, se tornó precaria, y tal como lo pronostiqué meses antes, terminó siendo absorbida por Facebook. 

Publicar un comentario