lunes, 27 de octubre de 2014

Dropbox, ¿la siguiente compra?

Actualización al 4 de noviembre del 2014: Microsoft y Dropbox acuerdan colaborar entre sí, Office podrá almacenar documentos en Dropbox y Dropbox sugerirá usar Office para la edición de documentos.

Los emprendimientos tecnológicos que llegan a ser empresas tecnológicas viables, cada vez son menos posibles, debido a la despiadada competencia que existe en el sector. La suerte de la mayoría depende de su futuro comprador.

Todo esto viene a colación en el caso de Dropbox, una de las compañías más populares y pioneras en proporcionar servicio de almacenamiento en la nube y que ahora viene resistiendo los efectos de la competencia desigual de Google, Microsoft, Mega, Apple, entre otros. Google se ha mostrado más agresivo con sus precios y en sus estrategias.



Fuente: Xataka.



Pero no solo es el precio o la cantidad de gigabytes, los usuarios necesitan un almacenamiento útil, requieren de servicios que hagan necesario ese almacenamiento gratuito, aun de nada vale ofrecer una promoción de 50 GB de almacenamiento gratis por dos años si los usuarios no disponen de aplicaciones para utilizarlos.

Junto con su oferta de almacenamiento, Google tiene Docs, Sheets, Slides, Drive, etc. Microsoft tiene OneDrive y Office365, y con la oferta de hoy (ambos productos por el $ 6.99 al mes y con espacio ilimitado), el camino se pone de subida para Dropbox.  

Lo más parecido al servicio de Dropbox es Mega, almacenamiento en la nube y la posibilidad de compartir enlaces, pero Mega ofrece desde ya 50 GB gratuitos además de chat, correo, un ancho de banda envidiable y el cifrado de los datos; un cifrado que a los ojos del usuario, es más confiable, luego de que Kim Dotcom, fundador de Mega, fuera víctima de las cortes norteamericanas.

Razonablemente, Dropbox viene redirigiendo las líneas de su negocio hacia el mundo empresarial, pero en ese mundo ya dominan Amazon y IBM, dos competidores de peso, y terciando se encuentra HP que acaba de sellar una alianza con VMware. 

Esta situación se me hace similar a la de los primeros ISP que aparecieron en el mercado y que luego tuvieron que aceptar ser comprados por las grandes compañías telefónicas, persistir en el negocio equivaldría a una anunciada muerte lenta.
Publicar un comentario